miércoles, 2 de julio de 2008

36

El domingo tuve el mejor regalo de cumpleaños que podía haber soñado. Y, por si fuera poco, también me han obsequiado esto y esto, y ahora soy una mujer de mundo, reflexiva a la par que mundana y con un aire entre ensimismado y soñador.
No se como he podido subsistir hasta hoy sin estos complementos.

5 comentarios:

Ohnenick dijo...

¡Del 72, estupenda cosecha! Creo que Iker te va a traer la parejita para los 38, así podrás emplear una para el tinto con casera y otra para la sidra. Muchas felicidades.
Los regalos, muy acertados, especialmente el segundo. Un malvado ming sin pipa estaría como a medio dibujar.

El Malvado Ming dijo...

Estoy más contenta que un mono con chaleco.

Mármara dijo...

No me ha de extrañar que estés así de contenta. Este par de complementos resultan imprescindibles para cualquier reflexiva que se precie, y más si se acompaña de un halo ensimismado y soñador.
Felicidades, pues, aunque con el retraso impuesto por mis circunstancias viajeras.

El Malvado Ming dijo...

Muchas gracias, señorita.

minus... dijo...

felicidades genia!