jueves, 20 de marzo de 2008

¿Son los Peta-Zeta el nuevo vinagre balsámico de Módena?


Pues, probablemente.
A finales de los 90 era casi imposible encontrar uno de esos platos de tres renglones de las cartas de los restaurantes más in que no incluyese una "reducción de vinagre de Modena" ya fuese acompañando a un foie, o a un solomillo caramelizado o a una rodaja de mortadela con aceituna. La cuestión es que una acabó preguntándose como era el mundo cuando el único vinagre que conocía era el de vino, en casa de toda la vida, en su botellita de plástico y sin más miramientos que un buen chorro para quitarle al tomate y la lechuga el sabor a tomate y lechuga.
El tema es que en mi ultima incursión en un restaurante con platos de cuatro renglones (las décadas pasan y los adjetivos se polisilabizan) me he encontrado con que el elemento estrella de dos de los platos del menú eran los Peta-Zeta. En el primer caso acompañando a un sabroso rissoto y en el segundo como sorpresivo fin de fiesta de un Cilindro de Chocolate con Texturas de Frambuesa. Flipadita me quedé. En el restoran mantuve el tipo y me abstuve de preguntar si el Secreto Ibérico iba a venir relleno de Chimos, pero al llegar a casa me lancé al amado google y resulta que no había sido victima de una cámara oculta. Hay más platos con PZ de los que creía.
O sea que, si quieren ser innovadores en sus cocinas, y epatar a sus invitados en la próxima cena dominguera, hagan acopio de los deliciosos dulces chisporroteantes antes de que abandonen los kioskos para instalarse en las alacenas del Club del Gourmet.

8 comentarios:

sar dijo...

Yo no tengo esos recuerdos sobre finales de los noventa y el vinagre de módena... para mí el vinagre de módena es tan habitual como el respirar. Pero de la polisilabización de los adjetivos de los platos y de la fiebre desestructuradora de los alimentos sí me he dado cuenta. Y te digo que en catalán es incluso más divertido.
Pero, ¿estaban ricos los manjares con peta-zetas?

El Malvado Ming dijo...

Riquísimos.

Ohnenick dijo...

Jajajajajaja ya había advertido este auge de los peta zetas (soy adicta a los programas y revistas sobre gastronomía) y también había pensado en que a este paso, Miguel El Manco, insigne quiosquero de mi pueblo, iba a acabar pasándole mercancía a Ferrán Adriá.
Hoy paso el día entre vinagretas de miel y vinagre de Módena y reducciones de Pedro Ximénez, que esta noche hago cena en casa. Si me da tiempo a hacer fotos, igual mañana cuelgo un post gastronómico.

El Malvado Ming dijo...

Ya ardo en deseo de leerlo, que pena que los tapers no puedan enviarse vía post.

Ohnenick dijo...

Está usted invitada, dispone de 5 horas para cruzar el país.

Blasfuemia dijo...

si te da tiempo, traete unas sidras, que seguro que le dan caché a la cena

Marcela dijo...

Estoy flipando con lo de los peta-zetas, joer, cualquier día sirven para algo los flashgolosina; hay que ver lo moderna que está la gastronomía.

Mármara dijo...

Cómo se me nota que llevo un lustro sin salir de casa. Vamos, que me he quedado con los ojos a cuadros.