martes, 15 de enero de 2008

Acabemos con Jeremy Piven antes de que el acabe con nosotros


Javier Bardem ha ganado su globito y aquí parece que ya no hay nada más, pero si ha habido y mucho. De cine no diré nada porque no he visto la mitad de las películas y para qué meterme en camisa de once varas si las series las he visto casi todas (disculpa barata, hablar sin conocimiento me gusta casi tanto como el "Gran Turismo 4" o la cecina en aceite, pero lo voy a dejar para las nominaciones a los Oscars que, me imagino, serán más de lo mismo).

El mejor drama no ha sido "Damages" que era mi perla mora de este año, la serie que más satisfacciones me ha proporcionado y por cuyo fracaso ahora deberé de comerme mi bombín. Ha ganado
"Mad Men", si alguien sabe de ella que tenga a bien informarme porque no he visto ni un sólo capítulo.

Como mejor comedia ha ganado "Extras" y me parece estupendo, Ricky Gervais es tan bueno escenificando cualquier grado de patetismo que hace que a veces de un poco de vergüenza porque parece que te ríes de él. ¿Podía haber ganado "Californication"? Para mí no es una comedia o por lo menos no en la línea de "Extras" o "30Rock" (mi segunda favorita).

David Duchovny se ha llevado el premio en la categoría de actor de comedia, supongo que porque en el fondo nadie lo veía capacitado para hacer nada que no fuese seguir dando la murga con "Expediente X", y a todo el mundo le ha debido dar alegría ver que se podía ganar la vida sin acabar en un "GH Vip". A esa gente le digo: este tío esta casado con Tea Leoni y Alec Baldwin le ha llamado "Cerda" a su hija Ireland y ha sido objeto de escarnio público para regocijo de Kim. ¿Quien necesita premios este año?

Tina Fey ha ganado el premio a la mejor actriz de comedia y un vale por mi corazón que ya le pertenecía desde "Chicas malas". Te quiero Tina.

El mejor actor dramático ha sido Jon Hamm por "Mad Men", y Glenn Close se ha llevado el premio a la mejor actríz dramática y se ha inventado un lenguaje gestual muy original para esta especie de Marquesa de Merteuil de la abogacía. Este año que deberá ser recordado como "el año que Mariska Hargitay no estaba nominada" ha tenido a la única vencedora posible.

El trozo de chopped conocido como
Jeremy Piven le ha robado el premio a mejor secundario a Ted Danson, que en "Damages" ha construido un personaje repulsivo desde los detalles más sutiles y que no se parece en nada ni a Sam Malone ni al doctor Becker. Un papelón.

La supporting role femenina ha sido Samantha Morton, y como "Longford" es una mini serie que no he visto cierro el pico.


Nota mental: Ver más miniseries.

5 comentarios:

marca dijo...

Habrá que ver Mad men. Me alegro un montón, pero un montón, del premio a Tina, no podía ser de otra manera.

Ohnenick dijo...

Deseando estoy de ver Damages.
Jeremy jamás encontrará mejor epíteto.

Mlo dijo...

Damages y Californication es de lo mejor.

Irene2 dijo...

Opino igual que tu!!!!!!
(es que me emociono sola)
La escena donde el personaje de Ted Danson va a la casa del tipo que iba a escribir su biografía es para que se nos caigan los ojos.
No se merece un Globo, se merece el planeta tierra!

El Malvado Ming dijo...

Pues eso. Que "Damages" es cojonuda y que Ted Danson vale un Perú. En C+ se va a llamar "Daños y perjuicios", a mi me gusta más el original.